Hola mi nombre es Marianna Celis, tengo 35 años. Toda mi vida he sufrido de vitiligo.  Nunca mejor empleada la palabra “sufrir” porque realmente durante mi infancia lo sufrí terriblemente en la escuela.

Tú sabes que los niños suelen ser muy crueles cuando ven imperfecciones en otros niños. Yo como niña con la coquetería obvia vivía angustiada, tímida por las machas blancas en mi rostro.
milagro para el vitiligo descargarFui creciendo del mismo modo con los tratamientos médicos que mis padres buscaban por doquier. Recuerdo haber visitado una gran cantidad de médicos dermatólogos quienes llenaban mi organismo de químicos y a la vez debía sufrir todos sus efectos secundarios.

Creo realmente que todos los efectos adversos de los medicamentos los he sufrido una y otra vez después de cada visita a diferentes médicos.

Puedes imaginarte mi sufrimiento durante la adolescencia. Cuando todas las chicas de mi edad planeaban salidas a la playa, a bailar, las salidas con amigos eran para mí una tortura.

Con el tiempo las manchas blancas que tenia en mi rostro se fueron extendiendo a otras zonas de mi cuerpo Por ello la vergüenza que tenía de usar un bikini o una falda corta. Nada de cuanto me proponían los médicos resultaba existo para mi.

No obstante todo este sufrimiento llegó el día en el que conocí a un chico al que no le importaban mis manchas. Sin embargo a mí sí me importaban y tenia la intención de que algún día podría encontrar un Milagro Para El Vitíligo.

….Al principio como todo novio me daba a entender que no debía preocuparme porque él me amaba tal como era.Yo pensaba que no podía ser real que un hombre amara a una mujer con manchas blancas en su piel que vivía constantemente consumiendo medicamentos sin efectividad.

No estaba equivocada. Con Manuel tuvimos dos hijos hermosos que hoy en día son adolescentes, pero ya después de tanto tiempo que estamos juntos se cansó de mi tratamiento. Obviamente lo comprendo cuando me dice: no has encontrado ningún Milagro Para El Vitíligo, no puedes seguir viviendo de este modo consumiendo químicos ineficaces y aplicándote tópicos sin efectos.

Comprendo todo cuanto me dice porque también lo escucho en mi ámbito laboral. Soy asistente de compras de una sucursal de una famosa cadena de supermercados Imagínate que debo asistir a reuniones con clientes quienes mi miran con desagrado y asombro.

¡Cuánto tiempo más debo soportar miradas acusadoras, personas que se extrañan al ver estas manchas que parecieran formar parte de mí después de tantos años padeciéndolas!

No te acostumbres, me decía  Manuel, eres una mujer joven con derecho a disfrutar de la vida sin vergüenza.

Mi esposo es ingeniero en informática, su trabajo le permitió llegar a decirme un día: Tengo para ti el Milagro Para El Vitíligo que estuviste buscando desde siempre.

No te puedo creer! le dije, déjame ver de qué se trata!

Encontré la Solución a mi Vitíligo!!

Realmente no lo podía creer. Si desde niña había padecido una enfermedad, había consumido medicamentos de todo tipo orales y tópicos y nada de ello funcionó, cómo podía ser posible que de pronto surja la solución para mi enfermedad.

Ven, me dijo, siéntate a mi lado a leer esta página de Internet. Existe un libro electrónico llamado Milagro Para El Vitíligo, lo podemos adquirir y descargarlo en el ordenador. Así de simple sin temor puedes comenzar un tratamiento para el vitiligo sin temor a padecer los efectos secundarios que tú ya los conoces.

¿Qué puedo perder? Pensé aún con desconfianza.

Ya no Quiero verte sufrir más, me dijo Manuel.

No podemos seguir gastando dinero en medicamentos que no son efectivos. Debes comenzar un tratamiento nuevo y que sea efectivo, me insistía Manuel.

Ante la insistencia de Manuel y todos los comentarios que leímos en Internet sobre este tratamiento natural me hicieron pensar que verdaderamente había encontrado finamente el Milagro Para El Vitíligo.
Quiero decirte que en dos meses siguiendo el tratamiento paso a paso como se encentra explicado logré deshacerme de esta enfermedad y ya hace cinco años que lo terminé y no tengo rastros de vitiligo en mi piel. Realmente pude curarme con este método y ahora disfruto sin vitiligo junto a Manuel y mis dos hijos José y Lucas.

ATTE: Tu amiga Marianna Celis

 ¿ Que esperas para curarte, para hoy de sufrir la indiferencia de tus amigos y familiares.No perderás nada con probarlo por ti mism@. SOLAMENTE..

>>>HAZ CLICK AQUÍ para descargar el libro Milagro Para El Vitíligo

milagroparaelvitiligo